¿Hace cuánto no ves
las estrellas?

Cómo es que vivimos día a día sin contemplar realmente lo que está a nuestro alrededor. Mirar a los ojos a tu pareja, su rostro, sus defectos y su belleza, aquella que alguna vez te cautivó tanto que no podías dejar de mirar. Su pelo, su espalda, sus piernas, cómo eran antes y cómo son ahora. Sin juzgar, observa.

Mirar a nuestros seres queridos como si fuese la primera vez que los observamos. Un minuto, solo un minuto para contemplarlos y verlos físicamente, ver su semblante un segundo y ver qué nos dice: Cansancio? Alegría? Desilución? Paz? ¿Acaso parece ausente o está aquí queriendo transmitirnos algo?

Mira por un segundo tu pieza o tu lugar de trabajo, mira el lugar en donde estas ahora: ¿Cómo es?, ¿Te agrada el color, la luz, te es cómodo? ¿Qué te gusta y qué no?

Da una respiración profunda y deja que ese momento de contemplación se esfume con un suspiro al igual que cuando vez las estrellas, y quédate solamente con la sensación.

Lorena Salinas C.

Ver otros artículos