faro 2

Una decisión, un Sentido de Vida

    ¿Será que cuando el sentido de nuestra vida no nace de nosotros mismos, sentimos que no sabemos a dónde ir? A veces sentimos que la vida se nos va en la rutina y cuando miramos hacia atrás tenemos la sensación de vacío, de que muy poco de lo que hacemos va quedando en nosotros… pero ¡si hemos trabajado tanto!

       La rutina es algo que hacemos día a día y no nos cuestionamos el por qué hacerla. Ahora, podrían decirme: "Pero Lorena, no tengo tiempo para reflexionar el sentido de todas las cosas que hago”, a lo cual te preguntaría: "Pero alguna vez, ¿te cuestionaste por qué las hacías?" ¿Has pensado si las hacías por gusto o solo porque la vida te las puso en tu camino? ¿o quizás por dinero?

    Porque el dinero es necesario pero no es un fin en sí mismo. El dinero lo necesitamos para alimentarnos, para tener un lugar donde dormir, etc. Pero una vez saciado lo básico ¿es necesario trabajar en algo que no te gusta para tener el último celular que salió al mercado? o ¿acaso es posible tomar aquel otro trabajo que te ofrecieron en donde te pagan menos, sin embargo tendrías más tiempo para ti y serías más feliz?

       ¿Cuánto de lo que hacemos es una decisión tomada con completa calma y consciencia del por qué lo estamos haciendo? Aunque no nos demos cuenta en cada momento estamos eligiendo, pero no en consciencia. En general, están basadas en lo que nos enseñaron en nuestra infancia como correcto de hacer, ya sea por nuestros padres, colegio o sociedad. ¿Cuándo decidiremos por nosotros mismos? Las decisiones que tomamos diariamente repercuten en cómo nos construimos y cómo estamos creando nuestras relaciones. Si no le damos importancia a nuestra propia opinión, tampoco se la estamos dando a nuestra vida, la estamos dejando ir sin hacernos cargo de ella.

      Si te dijera que puedes tomar tu vida en tus manos y que puedes comenzar a hacerlo, observándote y dándote cuenta si la decisión nace de ti o quizás de alguien más, ¿LO HARÍAS?

Paso a paso puedes ir siendo cada vez más dueño de tu vida y eso comienza AHORA.

Cariños,

Lorena Salinas Contador

Ver otros artículos