autosabotaje3-_opt

Autovictimización:
¿Nuestro peor enemigo?

La autovictimización es una actitud muy común y se encuentra socialmente muy aceptada. La vemos en las noticias, en facebook, en nuestras conversaciones cotidianas. Se ha naturalizado a tal nivel, que es como si fuésemos víctimas de todo y no tuviésemos ninguna posibilidad ni capacidad para hacer algo con lo que nos sucede, ni con lo que ocurre a nuestro alrededor.

Encontramos culpables en todos lados: la sociedad, el jefe, el frío, las lluvias, el compañero de trabajo y no nos damos cuenta que esta actitud nos quita el poder personal y se lo entrega a un otro. “No puedo hacerlo porque mi padre no lo aprobaría”, “llegué tarde por culpa del taco”, “estoy así porque mi pareja no me hace feliz” .

¿Y qué podemos hacer nosotros al respecto?

La respuesta más cotidiana suele ser que no podemos hacer NADA y esa es la esencia de la autovictimización:

Creer que no puedo hacer nada para cambiar mi vida.

Asimismo, cuando te victimizas, piensas que eres menos capaz de lo que realmente eres, “si renuncio no podré encontrar otro trabajo”, “yo no puedo dejar a mi pareja, qué va a ser de mí”, “no soy capaz de decidir, elige tú por mí”. Sin darnos cuenta, comenzamos a tener una visión negativa de nosotros y de la realidad, que luego extendemos también a los demás al decirles: “pobre de ti”, estimulando también en el otro, el no hacerse cargo de su vida. Cuando esto ocurre, la persona se mantiene en la queja y no pasa a la acción que solucionará su conflicto.

Cuando nos damos cuenta que le estamos dando poder a algo externo,
podemos cambiar, recuperar nuestro propio poder,
y hacernos cargo de nuestras vidas.

Con amor,

Lorena Paz S.C.

Ver otros artículos