8e17c75c-4f9a-4eca-ba7d-f2bd6ebda07c

Por qué y no para qué

Ahora que empezamos un nuevo año productivo,
comenzamos a hacer miles de cosas sin preguntarnos mucho al respecto.
¿Qué estamos haciendo?
¿Nos gusta lo que hacemos?
¿Queremos seguir haciéndolo?

Quizás muchas veces la respuesta sea que debemos hacerlo para tener la vida que queremos.

Debemos pagar la patente,
debemos llevar a los niños al colegio,
y así una lista infinita de deberes que tenemos en marzo.

 Y no te preguntaré para qué las haces,
sino que ¿por qué las haces?

¿Por qué pagas la patente?
¿por qué llevas los niños al colegio?...

 Creo que la mayoría de las cosas que hacemos
realmente las hacemos por amor,
a nosotros mismos, a los demás,
sólo que no nos damos cuenta el por qué las hacemos.

Por ejemplo,
si te pregunto por qué cocinas cada día
probablemente no me dirás "por amor"
sino que para que mis hijos o yo no pasemos hambre,
¿y acaso eso no es hacer algo por amor?

Empieza a pensar en lo que haces
y probablemente te sorprenderás
de la razón que hay detrás de cada acción.

Cuando sabemos por qué hacemos las cosas
es más fácil decidir si queremos seguir haciéndolas
y podemos elegir en conciencia.

Con amor,

Lorena Paz S.C.

Ver otros artículos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *