Conmigo Misma

64ddd1c8-c8c6-451c-89fe-19cb33305d20

Conmigo Misma

Debo admitir que es bastante difícil admitir nuestra soledad.
Si bien siempre nos dicen que “nacemos solos y moriremos solos”,
estamos constantemente intentando estar con otros:
haciendo miles de panoramas,
manteniendo el televisor encendido,
mirando constantemente Facebook o Instagram,
o cualquier cosa que nos dé la sensación de estar con más personas.

No es fácil de aceptar
que intentamos llenar la soledad que sabemos está ahí con nosotros.
Como una sombra que nos persigue, la soledad se mantiene.
Una soledad que traemos de nacimiento y con la cual moriremos.

Suena duro decirlo así…y ¿si lo cambiamos?

Nacimos con un ser maravilloso junto a nosotros,
que siempre nos acompaña desde el nacimiento hasta la muerte.
La soledad no es más que la presencia de nosotros mismos hecha sonido.
Ese sonido de silencio que expresa el encuentro con nuestro interior.

Cuando estamos en soledad, no estamos “solos” estamos con nosotros mismos.
No necesitamos llenar cada espacio de nuestro tiempo,
dejemos tiempo para encontrarnos con ese extraordinario ser que está ahí,
que quiere ser escuchado y expresado.

Al darnos un tiempito al día para nosotros,
enfrentando ese miedo a la soledad,
veremos que quien aparece es nuestra más grandiosa esencia.

En ese tiempo podemos hacer lo que nos gusta hacer,
podemos regalonearnos y cuidarnos,
podemos escuchar qué necesitamos
o simplemente permitirnos ser.

Cuando me miran con tristeza por pasar tiempo sola,
Yo pienso:
“¿Por qué reacciona así? Si yo estoy feliz, no estoy sola,
Estoy conmigo misma”.

Con amor,
Lorena Paz S.C.

Ver otros artículos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *