Un tranquilo Despertar

6e807b3a-27b7-4725-9c91-c12463d3872e

Un tranquilo Despertar

Comúnmente ya desde el momento de despertarnos estamos apurados.
Como que nos despertáramos en “falta”,
“falta hacer tal cosa y tal otra”, “falta de horas de sueño”,
“falta de energía”, “falta de alegría de despertar”.

Vivimos con la misma prisa y “faltas” durante todo el día,
tal como dicen en marketing “todo es para ayer”.
Intentamos marcar el paso
pero la máquina nos alcanza constantemente.

¿Cómo parar?
Volviendo A RESPIRAR.
No sé si se han dado cuenta, pero cuando estamos estresados
comenzamos a tener una respiración más acelerada, agitada.

Existen distintos patrones respiratorios para cada emoción que tenemos,
la del miedo o ansiedad es una respiración corta,
en donde entra y sale poco aire.

Para comenzar a manejar nuestro estrés,
podemos practicar la respiración abdominal o diafragmática.
Pon una mano en tu pecho y la otra en tu abdomen,
inhala profundamente por tu nariz intentando “llenar la barriga de aire”.
Inhala lo máximo que puedas,
luego retén unos segundos y
bota TODO el aire lentamente.
Repite varias veces y luego descansa.

Cuando comenzamos a respirar conscientemente de una manera más calma,
ayudamos a bajar las revoluciones de nuestra mente y de nuestro cuerpo,
ya que con el estrés nos mantenemos en un constante estado de alerta y defensa,
como si estuviésemos en un mantenido estado de ataque,
en donde necesitásemos correr y arrancar.

Sin embargo, al momento de despertarnos por la mañana
quizás no necesitamos correr,
quizás, tan solo respirar.

Con amor,
Lorena Paz S.C.

Ver otros artículos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *